Los 10 elementos que definen a la agroecología y su evaluación

Pablo Tittonell

(Extraído de: Tittonell, P. 2020. Los 10 elementos que definen a la Agroecología y su evaluación. Actas del Ciclo de Charlas Agroecología: una cuestión de principios. INTA Bordenave. Instagram: intabordenave.agroecologia)

Históricamente, la agroecología ha sido definida a partir de una serie de “principios”. La necesidad de identificar tales principios surgió como una forma de diferenciar claramente al enfoque agroecológico de otros que le son más o menos cercanos, y con los cuales existen numerosas coincidencias y también discrepancias, tales como la agricultura[1] orgánica, la permacultura, la agricultura biodinámica, la agricultura de conservación, la agricultura regenerativa, entre otros. También, y más asiduamente, con la agricultura sostenible o los conceptos de sustentabilidad de los agroecosistemas.

El término agroecología, entendido como el estudio de la ecología de los ecosistemas cultivados y/o intervenidos por el humano para la producción, aparece por primera vez en la década del 1930. Luego aparece en los ´70 asociado a una forma de manejar al sistema productivo, principalmente a escala de la explotación agropecuaria y definido básicamente en términos de prácticas. En los ´80 surge el concepto de agroecología política, asociado al surgimiento de movimientos agroecológicos campesinos y/o a la adopción del término por movimientos y organizaciones sociales preexistentes, fuertemente ligadas a las reivindicaciones de la agricultura familiar. Para mayores detalles sobre esta perspectiva histórica consultar el informe del Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo, el IIED, compilado por Laura Silici (2014).

Los textos “fundacionales” de lo que conocemos hoy como agroecología aparecen publicados mayormente durante la década del ’90, y dos de los principales exponentes de esta nueva agroecología, a la vez científica, práctica y política en las Américas hispana y anglosajona son Miguel Altieri y Steve Gliessman, ambos catedráticos de la Universidad de California. En sus primeras publicaciones, éstos autores definen a la agroecología como: “El uso de conceptos y principios ecológicos para el diseño y el manejo del agroecosistema”. Revisiones posteriores reemplazaron en la definición el término agroecosistema por el de sistema alimentario.

Los principios ecológicos a los que se referían estos autores en dichas publicaciones eran – si bien presentados con otras palabras – la diversidad, la eficiencia, la regulación natural, las sinergias y el reciclaje (Tittonell, 2014). Revisiones posteriores de la definición de la agroecología, llevadas adelante por éstos mismos autores y por otros, de escuelas más ligadas con las ciencias sociales, enfatizaron la necesidad de incluir principios sociales junto con los ecológicos para definir a la agroecología. Un grupo de la Universidad de Louven en Bélgica incluso publicó un artículo clarificando los principios socioeconómicos de la agroecología (Dumont et al., 2016).

En medio de estos debates, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la FAO, abre sus puertas a la agroecología por primera vez en su historia, bajo los auspicios del entonces Director General de la institución Graziano Da Silva (exministro de desarrollo agrario de Brasil durante el primer gobierno de Lula da Silva). En 2014 se organiza el primer simposio internacional de agroecología en la FAO – el autor de este escrito tuvo el honor de abrir el evento con una charla en conjunto con Steve Gliessman (Gliessman y Tittonell, 2015) – apoyado por una serie de países miembros de la FAO, especialmente Francia, pero boicoteado por otros países miembros, tales como Estados Unidos, Canadá, Argentina y Australia.

De los debates e intercambios que tuvieron lugar en aquel simposio, durante su preparación, y en discusiones regionales posteriores (en América Latina, Asia y África) surgió la necesidad de ampliar la definición de la agroecología para incluir a los diferentes aspectos asociados con ella. Se propuso evitar el uso del concepto de ´principios´ y adoptar en cambio la noción de “elementos” asociados a la agroecología. A los cinco elementos mencionados anteriormente se sumaron la co-creación y el intercambio de conocimientos, la resiliencia, los valores humanos y sociales, las culturas y tradiciones alimentarias, la economía circular y solidaria, y la gobernanza responsable.

Screen Shot 2020-04-21 at 11.40.02 AM

El reemplazo de principios por elementos surge en respuesta a que muchos de los principios sociales, tales como la equidad o la co-creación de conocimientos exceden ampliamente al agroecosistema y a la producción agropecuaria, operan a escalas mayores e incluyen una mayor diversidad de actores, vinculados más o menos fuertemente con el agroecosistema. Desde un punto de vista, epistemológico, la noción de elementos responde a una lógica difusa, otorga mayor flexibilidad y matices. Desde un punto de vista operativo, sin embargo, la noción de elementos puede dificultar la identificación y valuación de criterios de evaluación e indicadores.

En respuesta al desafío metodológico de poder utilizar los 10 elementos de la agroecología como criterios e indicadores para monitorear la transición agroecológica, la FAO convocó en octubre de 2018 a representantes de 80 organizaciones del mundo entero trabajando en agroecología, desde la práctica, la ciencia y los movimientos sociales, para diseñar de manera participativa un marco de evaluación para la transición agroecológica (TAPE – FAO 2019).  

El marco de evaluación TAPE responde a la necesidad de generar evidencia concreta acerca de dos preguntas básicas a las que nos enfrentamos con frecuencia en agroecología: (i) ¿cuántos productores agroecológicos hay en el mundo?, y (ii) ¿qué impacto tienen éstos en aspectos claves del desarrollo sostenible como las economías locales y nacionales, la generación de empleos, la conservación de la biodiversidad, la equidad social, la adaptación al cambio climático, la igualdad de oportunidades, etc.? El marco de evaluación de los 10 principios de la agroecología ha sido testeado por primera vez en 2019 en la región Patagonia norte (Argentina) sobre unos 70 casos, y está actualmente siendo testeado en varios países de la región, de Asia y de África.

Referencias

Dumont A.M., Vanloqueren G., Stassart P.M., Baret P.V. 2016. Clarifying the socioeconomic dimensions of agroecology: between principles and practices. Agroecology and Sustainable Food Systems 40(1), 24-47.

FAO, 2019. TAPE Tool for Agroecology Performance Evaluation 2019 – Process of development and guidelines for application. Test version. Rome

Gliessman, S., Tittonell, P., 2015. Agroecology for Food Security and Nutrition. Agroecology and Sustainable Food Systems 39, 131-133.

Tittonell, 2014. Ecological intensification – sustainable by nature. Current Opinion on Environmental Sustainability 8, 53–61

(1) Siguiendo la definición de la FAO, se entiende aquí por “agricultura” a todas las actividades relacionadas con la producción primaria animal y vegetal, exceptuando la pesca.

Un comentario en “Los 10 elementos que definen a la agroecología y su evaluación

  1. Facundo Durán

    Muchas gracias por el artículo. Sumamente enriquecedor.
    Intensionamos y accionamos para aprender y llevar adelante acciones agroecologicas dentro de la provincia de Santa Fe y con lo que ello implica en Argentina. Donde predomina el monocultivo y el modelo extractivista.
    Se agradece cualquier información/formación

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s