Dolores de cabeza para Bayer

En base a una investigación periodística de Tom Philpott

Paradójicamente, los inventores de la aspirina no paran de sufrir dolores de cabeza desde que adquirieran al gigante de Monsanto el año pasado. Esta entrada resume los principales rasgos de los fallos de la justicia de California, Estados Unidos en contra de la empresa en juicios recientes relacionados con casos de Linfoma no Hodkigniano, que encontrarían en el uso del glifosato su principal origen. Incluimos aquí también los links a las notas originales del periodista en la revista de investigación Mother Jones y a las fuentes de evidencia científica que sustentan estos fallos.  

Los juicios

El miércoles 27 de marzo, el gigante químico alemán Bayer sufrió otra costosa derrota legal relacionada con Monsanto, luego de que un jurado de la Corte de Distrito de San Francisco en los Estados Unidos le otorgara al demandante Edward Hardeman 80.3 millones de us$, incluidos 75 millones en daños, luego de decidir que el uso del herbicida Roundup (glifosato) de Monsanto había causado su caso de linfoma no Hodgkiniano. El juez del distrito, Vince Chhabria, declaró que se trata de un caso “líder”, lo que significa que brinda a los abogados de los demandantes y de los demandados la oportunidad de probar sus argumentos y configurar sus estrategias para otros litigios; actualmente hay 1,600 casos de cáncer relacionados con el glifosato que esperan ser atendidos por el tribunal federal del Distrito Norte de California.

El jueves 28 de marzo se abrió otro juicio sobre glifosato en el Tribunal Superior de California en el que los demandantes, una pareja, afirman que la exposición de largo plazo al herbicida Roundup hizo que ambos desarrollaran un linfoma no Hodgkinano. El suyo es el primero de más de 250 casos de cáncer contra Roundup ya consolidadas por este Tribunal.

En la primera parte del juicio de Hardeman, que concluyó el 18 de marzo, el jurado dictaminó que el demandante demostró mediante evidencia que su exposición a Roundup fue un “factor importante” para causar su linfoma no Hodgkiniano (más información sobre las pruebas puede encontrarse aquí). En la segunda fase, se pidió al mismo jurado que decidiera si Hardeman había demostrado que Roundup es un producto “defectuoso”, que “carece de advertencias suficientes sobre el riesgo de linfoma no Hodgkiniano” y que “Monsanto fue negligente al no usar el cuidado razonable para advertir sobre este riesgo en la etiqueta del Roundup”. El jurado falló a favor de Hardeman sobre los tres.

En una declaración del miércoles por la tarde, Bayer prometió apelar el veredicto, y agregó que “estamos decepcionados con la decisión del jurado, pero este veredicto no cambia el peso de más de cuatro décadas de ciencia extensa y las conclusiones de los reguladores de todo el mundo que apoyan la seguridad de nuestros herbicidas a base de glifosato, que no son cancerígenos”.

Poder de lobby vs. evidencia científica

Las principales agencias reguladoras en los Estados Unidos y Canadá han llegado a la conclusión de que el glifosato no es carcinógeno. Sin embargo, la sustancia continua bajo escrutinio. Apenas unas semanas antes del inicio del juicio de Hardeman, varios investigadores que una vez formaron parte de un panel del gobierno que evaluó la seguridad del glifosato, publicaron un nuevo estudio que sugiere que las personas expuestas a grandes dosis del químico tienen un mayor riesgo de desarrollar linfoma no Hodgkiniano. Dos de los testigos expertos en el caso Hardeman citaron el estudio durante su testimonio (acceder a la publicación).

Los investigadores realizaron un metanálisis de la investigación epidemiológica sobre el glifosato y el linfoma no Hodgkiniano. En un metanálisis, los científicos combinan y analizan datos de varios estudios y buscan tendencias generales en la investigación publicada a la fecha. El equipo encontró un “vínculo convincente” entre la exposición a herbicidas basados en glifosato y el linfoma no Hodgkiniano. El estudio concluyó que las personas expuestas al glifosato en los niveles más altos tienen un riesgo 41 por ciento más alto de contraer linfoma no Hodgkiniano que las personas que no lo son, una medida conocida como “riesgo relativo” en epidemiología.

Rachel Shaffer, coautora del artículo y estudiante de doctorado en toxicología ambiental en la Universidad de Washington, puso ese número en contexto en una publicación de blog: los resultados sugieren que las personas que están altamente expuestas al glifosato tienen un riesgo de aproximadamente 2.8 por ciento de la contratación de linfoma no Hodgkiniano, frente a alrededor del 2 por ciento para la población general.

Una portavoz de Bayer disputó abiertamente los hallazgos del estudio, escribiendo en un comunicado enviado por correo electrónico que no contiene “evidencia científica válida que contradiga las conclusiones del extenso cuerpo de ciencia que demuestra que los herbicidas basados ​​en glifosato no son cancerígenos”. Las agencias, entre ellas la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., Health Canada y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, han llegado a la conclusión de que es poco probable que el glifosato cause cáncer y continúan permitiendo su uso generalizado. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud, por otro lado, decidió en 2015 que el glifosato es “probablemente carcinogénico para los seres humanos”. Ese hallazgo provocó acusaciones de que la IARC había llegado a esa conclusión al ignorar intencionalmente la investigación no publicada hasta entonces que podría haber exonerado al Glifosato. La IARC rechazó esas acusaciones.

Pérdidas económicas

El precio de las acciones de Bayer se ha desplomado casi un 25 por ciento desde el veredicto de la primera fase el 18 de marzo, y en más del 40 por ciento desde mediados de agosto de 2018, cuando un jurado del Tribunal Superior de California otorgó a la jardinera de escuela Dewayne Johnson 289 millones de us$ en daños después de decidir que la exposición al glifmsato había provocado su linfoma no Hodgkininano. (Más tarde se redujo a 78 millones, aproximadamente igual a los daños decididos en el caso Hardeman).

En general, desde que finalizó su acuerdo para comprar Monsanto en junio de 2018, Bayer ha visto caer su valoración de mercado de alrededor de 100 mil millones de dólares a un estimado de 60 mil millones, según cálculos de Jonas Oxgaard, un analista que cubre la industria química para la corredora Bernstein.

En respuesta a la decisión del miércoles, el gobierno de Vietnam anunció una prohibición de las importaciones de herbicidas a base de glifosato.

Si los jurados siguen decidiendo en contra de Bayer, la compañía enfrentará pérdidas catastróficas. Según el Wall Street Journal, Bayer aún enfrenta demandas de 11,200 agricultores, jardineros y otros usuarios de Roundup. Si cerca de 750 de ellos alcanzan el nivel de los 75 a 80 millones de dólares otorgados a Hardeman y Johnson, los pagos totales se acercarían a 60 mil millones de dólares, equivalente a la actual valoración de mercado de Bayer.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s